jueves, 27 de noviembre de 2008

Life goes on

Aquella noche cuando nos despedimos, sabía que seria difícil. Durante el último mes habíamos tenido unas días y noches de conversa pausada, risueña, conociéndonos, jugando el uno con el otro, encontrándonos mientras tratábamos de que nadie estuviera cerca, tratando de sacarle la vuelta a todo aquel tiempo en el que no habíamos podido tener esa cercanía, todo ese tiempo en el que tenía que decirle que la quería a escondidas, fueron buenos tiempos, sintiendo la renovación de un nuevo comienzo, sintiendo que podía al fin dejar atrás las culpas que había arrastrado en todos estos años.




Cuando estábamos juntos tomaba sus manos pequeñas y de dedos gorditos, mientras me miraba con esa sonrisa chiquita que también tenía, en realidad todo en ella era chiquito pero dulce, había ocasiones cuando conversábamos sentados uno al lado del otro, sus cachetes rojos se tornaban más rojos aun y a mí me encantaba ver cuando pasaba, mientras más la descubría y conocía cada día más ganas tenia de quedarme...

No quise irme, pero tenía que hacerlo, salí en la madrugada con sus recuerdos dando vueltas en mi cabeza y el regalo que me dio unos días antes colgado en el pecho, si todo iba bien volveríamos a vernos en unos meses, sin embargo solo hablamos por teléfono en unas ocasiones después de que me fui, a pesar de eso y por mas difícil que fuera, trate de mantenerme en comunicación con ella mandándole cartas cada cierto tiempo para contarle como me iba todo y las ganas que tenia de poder verla nuevamente...


Epilogo

Aun tengo en mi cuarto las hojas destinadas a aquellas cartas que ya nunca serán escritas, a pesar de que no habíamos cerrado nuestra historia, ya hace tiempo sabia que todo estaba terminando, creo que por eso nos distanciábamos cada vez más, siempre se dice que donde fuego hubo cenizas quedan, inclusive a veces se encuentran brasas, ayer cuando te hable después de tanto tiempo sabia que eso era algo que no podía esperanzarme en encontrar, pero después de concluido ese corto momento en el que hablamos no solo supe que no había nada que prender, sino más bien había mucho por barrer y desechar.

Aun deseaba hablar contigo, para saber de ti y poder cerrar nuestro circulo juntos, sin embargo no me esperaba tu reacción, no sé por qué actuaste así y no me interesa entenderlo, antes me hubiera devanado los sesos pensando porque lo hiciste, ahora ya no, ya aprendi mi leccion, no voy a reclamar ni pedir explicaciones a lo que hiciste ayer por que igual no me las vas a dar, si algún día lees estas líneas, quiero que sepas que te llame por sentí que era algo que tenía que hacer si quería poder mirar con tranquilidad hacia adelante, porque sentí que era necesaria una ultima conversación, porque despues de todo lo que paso al menos debía despedirme.

Y eso es lo que estoy haciendo.

No te deseo nada bueno ni malo, solo te digo Adiós.

5 comentarios:

iziar leugers dijo...

muy bien dicho. adios y sigue adelante, no olvides botar las hojas y los prospectos de cartas.

El Chico Nube dijo...

Pucha, es terrible que no te dejen despedirte bien y cerrar con calma tus historias. Me ha pasado. Pero, bueno, a darle para adeltante.

Lorena dijo...

Un comentario sobre tu frase final: "No te deseo nada bueno ni malo, solo te digo Adiós".

Si realmente quieres pasar la página... entonces deséale todo lo mejor, lo más lindo, que sea muy feliz en todo. Sólo así realmente darás un paso hacia adelante con una serenidad interior que luego se transformará en un buen recuerdo.
Besos. Lore

kev / kotick dijo...

hola, si, la radiojamboree(radioscout obviamente) se creo hace tres anios(no tengo e~ne)y ps! transmito allì, soy del grupo scout lima73"nstra.Sra.de Guadalupe", un poco largo el nombre.

eres scout de que grupo?


la chica de arriba tiene razon XD!.

Juanito el caminante dijo...

Se acabó... Tan tán...

Sigue Caminando Raven... deja esos caminos ingratos...